Lo que es para ti, te encuentra.

A veces, hay personas que crees que nunca superarás, luego unos meses más tarde, aparecen sus nombres en tu whatsapp y sin más pasan desapercibidas. No sientes cosas negativas ni ira ni tristeza, simplemente no te importan una mierda. Has tenido tiempo de ver cómo la vida está mejorando y cambiando constantemente a medida que aprendes de tus momentos de vulnerabilidad y lo usas como una fortaleza, por eso cuando reaparecen sus actos son tan insignificantes.

Y confío en mí, cuando uno se va, aparece otro. Encuentro gente nueva cada semana que me llevan a experiencias fascinantes. Algunas personas disfrutan de la rutina y la familiaridad, personalmente prefiero la incertidumbre y lo desconocido, tiene más morbo. Solía ponerme nerviosa antes de una cita, eso ya no me pasa, al revés, ahora me excita. Es mucho más intrigante no saber con quién me voy a encontrar o quién me va a quitar la ropa esa noche.

Todos tenemos historias, historias de exes, historias de buen sexo, historias de mal sexo, historias de personas que nos vuelven insaciables, de buenas citas, de malas citas, historias de personas que se meten debajo de nuestra piel, y de personas que te tienen loca. Solía perder mi tiempo pensando en las personas que se fueron o en las personas que ya no están en mi mundo, solía desear que esas personas volvieran. Solía permitir que esas personas controlaran mis pensamientos y mis emociones. Tenemos la costumbre de decir que determinada persona me hizo sentir tal cosa, pero no es el caso, somos los únicos que controlamos nuestras propias emociones, nadie más puede tener control sobre ellas, a menos que tú les des ese control.

Ahora no lo pienso así, no deseo que nadie vuelva, simplemente aprecio que estuvieran ahí, aprecio la forma en que me hicieron sentir y estoy agradecida de que se hayan cruzado en mi camino. Aprecio los orgasmos, las risas, la conexión, el cuerpo aceitado que se frota contra el mío, las noches de sexo insaciable, las duchas matutinas llenas de caricias, las noches explorando la forma de pensar del otro, explorando nuestros cuerpos. Estimo a cada persona y aprecio la experiencia que dejo en mi vida. Todo es parte del viaje.

No necesitas preocuparte de si funcionará, la vida tiene control sobre eso, tú tienes control sobre lo que haces con lo que te dan, pero lo que viene después, eso depende de la vida. Así que no pierdas el tiempo preocupándote por lo que vendrá o lo que pueda pasar, concéntrate en lo que está sucediendo. Concéntrate en lo que te hace querer incendiar el mundo.

Dejé de buscar, solía buscar un chico para salir, para tener sexo, para ligar. Escogí una forma de ligar que encaja con quien soy, con mi lado salvaje, mi originalidad y con mi locura. Ahí es donde puedes gozar con la vida. Liga como tu quieras no como todo el mundo lo hace. Tan pronto como dejé de buscar, las cosas me encontraron, seguían apareciendo: estos chicos con sus encantos, sus capacidades de estimularme mentalmente e intelectualmente y sobre todo sexualmente. Sus capacidades de conectarse conmigo, conectarse con mi cuerpo y con mi mente, me hicieron sentir nada más que deseada durante horas y horas.

Ese es el truco, tienes que conectar contigo misma antes de que realmente puedas conectar con los demás, hasta que sepas lo que quieres, ¿cómo puedes saber lo que no quieres? Explora quién eres y quién quieres ser, confía en la vida, y confía en tu camino y en que salga quien tiene que salir. Unas se quedarán por tu luz, por tu pasión, por tu forma de ser, porque les gusta estar contigo, por la forma en que las haces sentir cuando están contigo y cuando no. Y otros se irán porque por alguna razón no encajaba con lo que querían. Permite que te importe y luego déjalo ir.

Y cuando ellos te recuerdan, cuando recuerdan tu risa, tu olor, tus ojos tiernos, tu locura, tu personalidad, tu sonrisa, tu maravillosa forma de ser, no lo vas a notar, porque estarás prendiendo fuego a tu mundo.

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: